Espacio Publicitario
También estamos en:  
Página de Inicio Volver Arriba

Colabora con la conservación de nuestros espacios  naturales  -  Evita los incendios de vegetación  -  No dejes tu basura en los lugares que visitas

Todo el material fotográfico aquí mostrado es propiedad de ExplorandoRutas.com o ha sido gentilmente cedido por sus autores para el uso en éste portal. Se prohíbe su uso sin el consentimiento expreso de ExplorandoRutas.com

 Para comentarios o preguntas escriba a: contacto@explorandorutas.com

WWW.EXPLORANDORUTAS.COM ® 2009-2014 Grupo Editorial Explora, C.A. Rif: J-40199621-3
PUBLIQUE CON NOSOTROS
y sea parte de ExplorandoRutas.com
Planes Publicitarios
::: Publicidad ::: Mapa del Sitio. Rutas de Montaña. Rutas de Playas. Rutas de Selvas. Rutas del Llano. Mapas Viales.  Venezuela - Estados. Rutas Urbanas.  Sitios Históricos.   Portales Aliados.   Crónicas de Viajes. Publicidad.    Apoyo a Fundaciones. Todos los meses, nuestro Directorio de Hoteles y Posadas recibe más de Planes Publicitarios Guía de Viajes y Exploración Promovemos el conocimiento y la conservación de las bellezas naturales de Venezuela y su biodiversidad VENEZUELA Explorando Conservación de Tortugas Marinas Conservación de Tortugas Marinas
Desde aquellos lejanos días en que la humanidad se estableció a lo largo de las costas y comenzó a navegar por los mares del mundo, las tortugas marinas empezaron a formar parte importante de la dieta del hombre; y todavía sigue siendo así en algunas regiones del planeta. El problema está en que las poblaciones de tortugas marinas, a nivel mundial, se han reducido de manera drástica durante los últimos cincuenta años, y cada una de las siete especies que surcan los mares del planeta se encuentran ahora al borde de la extinción o en un estado vulnerable. Tal disminución se debe, principalmente, a las prácticas de extracción no sustentables que procuraban el aprovechamiento comercial de sus carnes, aceites, huevos o caparazones. Por otra parte, se cuentan por decenas de miles las tortugas que mueren cada año al ser capturadas o quedar atrapadas accidentalmente en redes de pesca, o que son cazadas cuando salen a desovar y sus nidos son saqueados... Además, son muchas las áreas de anidación y alimentación que han sido afectadas directa o indirectamente por las actividades humanas: desarrollos urbanos o industriales, contaminación por derrames de petróleo, vertido de desechos químicos, aguas servidas...
Si consultamos la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) podemos ver que las cinco especies registradas en Venezuela se encuentran muy amenazadas. La tortuga carey o parape (Eretmochelys imbricata) aparece clasificada bajo el renglón “En Peligro Crítico de Extinción”, al igual que la tortuga cardón (Dermochelys coriacea) y la tortuga guaraguá o maní (Lepidochelys olivacea). Las otras dos especies presentes en Venezuela, la tortuga verde (Chelonia mydas) y la tortuga caguama o cabezona (Caretta caretta), aparecen señaladas como “En Peligro de Extinción”. Todas ellas, además, están consideradas en peligro de extinción por la legislación venezolana, y su captura y comercialización está completamente prohibida. Sin embargo, en algunas partes del país esto se sigue haciendo de manera furtiva; muchas veces bajo la falsa creencia de que ciertas partes del animal tienen poderes afrodisíacos. Lo cual no es cierto. Además, es sabido y comentado en muchos pueblos de la costa venezolana, que la intención de aquellos que se amparan en la oscuridad de la noche para hurtar huevos de tortugas o le dan caza al animal cuando se dispone a desovar, no siempre es llevar el sustento al hogar... Principalmente, es una manera fácil de obtener dinero para alimentar vicios.

En Venezuela tenemos muchas playas de anidación de tortugas marinas. Las más importantes se encuentran en el archipiélago de Los Roques, en la Isla de Aves, en la isla de La Tortuga, en algunas playas de la Isla de Margarita (playa El Agua, playa Parguito...), en la isla de Coche, en Cubagua y en la península de Paria (Cipara, Querepare, Los Garzos..). Desde luego, hay muchas otras playas de desove a lo largo de nuestras costas, principalmente en los estados Anzoátegui, Miranda, este de Vargas, Aragua, Carabobo, Falcón y Zulia. Al parecer, estas playas no son tan visitadas por las tortugas marinas como las que mencionamos en primer lugar; pero también es cierto que las mismas, por ser más accesibles y estar más expuestas a la cacería furtiva y al saqueo de nidos, han despertado el interés de muy pocos investigadores. La realidad pudiera ser otra si pudieran estudiarse y protegerse de manera adecuada por un período no menor de tres años.
Una forma efectiva de proteger a las playas de desove de los cazadores de tortugas y saqueadores de nidos, es a través de la presencia permanente de activistas ambientales dispuestos a realizar rondas nocturnas a lo largo de las playas de anidación y a vigilarlas durante el día; lo cual debe hacerse por el tiempo que dure la temporada de anidamiento. Esta labor, por lo general, es realizada por estudiantes de biología, veterinaria y carreras afines, así como por personas sensibilizadas por el tema ambiental –en muchas ocasiones gente de la comunidad–, quienes de manera voluntaria o percibiendo un pequeño incentivo económico participan en estas actividades bajo la supervisión o dirección de alguna organización ambiental no gubernamental (ONG).
Llegados a este punto, debemos señalar que no es nuestra intención profundizar en el tema de por qué la conservación de las tortugas marinas es importante para el equilibrio ecológico. Esta información ya está disponible en diversos portales especializados. Más bien queremos resaltar la importancia del esfuerzo realizado por cada una de las organizaciones no gubernamentales que trabajan en pro de la conservación de estas especies en el país, y la forma en que todos podemos y debemos apoyarlas.
En Venezuela, los especialistas de la Fundación Científica Los Roques han estado trabajando desde 1976 en la conservación de tortugas marinas en el archipiélago de Los Roques. La Fundación para la Defensa de la Naturaleza (FUDENA) tenía un proyecto de conservación en la Isla de Aves. El Centro de Investigación y Control de Tortugas Marinas (CICTMAR) trabaja desde hace más de diez años en dos de las principales playas de desove de la península de Paria (Cipara y Querepare), mientras que la Fundación La Tortuga trabaja en alianza con el Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas Nueva Esparta (GTTM-NE) en la Isla La Tortuga, Isla de Margarita y zonas aledañas. Por su parte, en las playas del estado Zulia están presentes el Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas del Golfo de Venezuela (GTTM-GV) y el equipo de la fundación Vida y Mar. Más recientemente, la Asociación Civil para la Conservación de la Biodiversidad de Venezuela (ConBiVe) se ha lanzado de lleno a la tarea en algunas playas de los estados Vargas y Miranda, y tienen planeado abrir operaciones en Aragua. Por otro lado, sabemos que el Ministerio del Ambiente trabaja también en un proyecto de conservación de tortugas marinas en el golfo de Paria, específicamente en Playa Los Garzos, muy cerca de Macuro... No creemos haberlas mencionado a todas, tal vez estemos olvidando alguna organización. De ser así, les pedimos que nos escriban para incluirlos en el texto. Hay también otros grupos no institucionalizados, más bien iniciativas personales –y con ello no desestimamos su valor–, que realizan labores esporádicas de vigilancia en una que otra playa del país y tratan de despertar el interés y compromiso de las comunidades.
Pero la labor de estas organizaciones no gubernamentales no consiste solamente en cuidar nidos de tortugas o liberar tortuguillos al mar. El trabajo de conservación de una especie implica el levantamiento de información base que pueda ser utilizada por otros investigadores en el estudio de la misma.
Cuando se descubre una tortuga marina en una playa, lo primero que hacen los investigadores es esperar el momento oportuno para poder acercarse al animal sin interrumpir el desove. Luego, se identifica la especie, se le toman medidas, se le buscan marcas de identificación, y de no tenerlas se le coloca una para poder identificarla en capturas posteriores –esto les permite a los investigadores crear y alimentar una completa base de datos y trazar patrones migratorios entre las distintas especies y poblaciones–. Asimismo, se le hace un reconocimiento general al animal para descartar heridas o enfermedades y, dependiendo de las condiciones o seguridad del lugar, los especialistas pueden optar por el traslado de los huevos a un sitio protegido (nidos artificiales); lo cual es una técnica de conservación común cuando se conocen o detectan amenazas, especialmente la presencia de saqueadores ilegales de huevos o cuando los nidos están amenazados por la erosión del mar. Desde luego, existen metodologías comprobadas a nivel internacional que establecen el modo correcto en que los huevos deben ser trasladados o la forma en que será construido el vivero.
Ahora bien, cuidar una playa de desove las veinticuatro horas del día durante el tiempo que dure la temporada reproductora (de 3 a 6 meses), conlleva un alto costo tanto humano como financiero. Hay que alimentar a los voluntarios o personal contratado, darles un espacio apropiado para descansar y dormir, cubrir gastos de transporte, dotarlos del equipo necesario para la labor a desempeñar, estar preparados ante la ocurrencia de incidentes (lesiones, enfermedad)... Además, tales organizaciones requieren equipos y materiales básicos de oficina y comunicación, equipos para el transporte (tanto acuáticos como terrestres), equipos especializados para el marcaje y seguimiento satelital de los individuos marcados (esto último es sumamente costoso y pocas veces usado en nuestro país)... Y es harto evidente que ninguna de estas organizaciones dispone de fondos suficientes para llevar a cabo su labor.  Con todo, el trabajo de conservación de estas organizaciones no termina aquí. Hay otro aspecto –tal vez el más importante– al cual también deben dedicarle tiempo, dinero y mucho esfuerzo: La integración de las comunidades locales a las actividades de conservación. Ningún proyecto de conservación es exitoso y permanente en el tiempo si no se tienen aliados dentro de las comunidades locales, y para ello se necesita desarrollar un sinnúmero de actividades educativas: charlas, talleres, cursos de capacitación... En consecuencia, deben dedicar gran parte del tiempo no destinado a las actividades de campo a la búsqueda de apoyo económico en empresas privadas y organismos foráneos; o a solicitar apoyo logístico en entes gubernamentales; o al desarrollo de programas de membresía o adopciones simbólicas de tortugas y nidos que permitan el financiamiento y ejecución de sus proyectos.
Visto lo anterior, se comprende la importancia de que todos juntos colaboremos activamente con las organizaciones no gubernamentales (ONG) dedicadas a la conservación del ambiente en general, y de las tortugas marinas en particular. Nuestro aporte, por pequeño que sea, es muy necesario para la labor que ellas desempeñan.

Texto: Jesús Osilia
Foto superior:Tortuga Cardón /Archivo CICTMAR


¿Quieres saber qué puedes hacer en favor de la conservación de las tortugas marinas?


No consumas su carne ni sus huevos, y denuncia al restaurante, comercio o persona que los venda.

No compres artículos hechos con el caparazón de las tortugas.

No destruyas sus nidos.

Si tienes un vehículo de doble tracción no lo conduzcas por la playa.

No dejes basura en las playas ni la botes en las aguas o riberas de los ríos.

Colabora con las organizaciones ambientales que trabajan en la conservación de tortugas marinas. Hazte miembro de ellas o participa en los diversos programas de adopción simbólica de tortugas y nidos. Es mucho lo que estas organizaciones pueden hacer con un pequeño aporte anual de tu parte.

Habla con tus hijos, amigos y vecinos de la importancia de preservar el ambiente y cuidar las tortugas.

Participa en las charlas que dicten las organizaciones ambientales de tu comunidad.

Si observas a una tortuga saliendo del mar en la noche, no la alumbres con linternas ni intentes acercarte para fotografiarla: si lo haces, es posible que el animal se sienta en peligro e interrumpa el desove.

¿Quieres saber más acerca de las organizaciones que trabajan en la conservación de tortugas marinas? ¿Quieres apoyar su labor?

Fundación La Tortuga:  www.fundacionlatortuga.org
Fundación Científica Los Roques:   www.fundacionlosroques.org
Vida y Mar, A.C.   www.facebook.com/vidaymar

Otros artículos relacionados

Las Organizaciones Ambientales y la Conservación de Tortugas Marinas en Venezuela :: Playas de anidación en Venezuela :: Cómo podemos colaborar ::